Tener un perro en casa es bueno para la salud - Residencia Canina 3 PATAS

Está comprobado que tener un perro reporta un beneficio casi inmediato a nuestra salud, tanto a nivel físico como anímico, en cuanto a esta último destacar que evita la depresión y la sensación de soledad, reduce la sensación de estrés y refuerza la autoestima. Así mismo, tiene un efecto directo sobre nuestra felicidad, si ellos son felices, al mismo tiempo que aumenta el sentido de responsabilidad y la sensación de ser útiles, y mejora notablemente nuestra vida social y las relaciones con los demás.

En relación a los beneficios físicos, se puede entender rápidamente que conlleva un aumento de los ejercicios físicos y eso siempre aporta efectos positivos para la salud. En este sentido, mejora eficazmente la salud cardiovascular de sus dueños, pues solo con acariciarlos se reduce la frecuencia cardiaca y la presión arterial. Recientes estudios llevados a cabo en China demostraron que las personas que conviven con perros tienen los niveles de colesterol más bajos y son más fuertes y resistentes a los ataques al corazón.

Otro efecto saludable que tiene esta relación sobre la salud es la facultad de hacerte más resistente a las alergias. Y es que muy al contrario de lo que muchos puedan suponer, más que un problema para los alérgicos, es una solución, pues crecer en una casa con perros ayudará a que los más pequeños desarrollen menos alergias durante toda su vida.

Pasear con un perro alarga la vida. El senderismo con perros

El simple hecho de compartir tu vida con un can aporta innumerables beneficios a nuestra salud, tal y como venimos indicando, pero si además realizamos con ellos largas caminatas, preferiblemente por ambientes y entornos naturales, estos beneficios se verán potenciados exponencialmente.

Al fundir dos actividades tan saludables, como es el juego y la compañía de tu mejor amigo con el contacto directo con la naturaleza, el aire limpio y la belleza que ofrece un paisaje boscoso, montañoso o incluso por un cuidado parque urbano, estaremos recibiendo una buena dosis de bienestar, tanto mental como físico.

Todos los expertos recomiendan al menos una hora de paseo suave, que podremos ir incrementando a medida que nuestro propio cuerpo nos lo vaya exigiendo. El ascenso en la velocidad y en el tiempo nos llevará a ir mejorando nuestras condiciones físicas y por tanto nuestra salud.

Al realizar este ejercicio en compañía de nuestro fiel amigo y por ambientes naturales, el ascenso del que hablamos se realizará antes de lo previsto, pues esta actividad se vuelve realmente placentera, se convierte en un ejercicio físico al que no cuesta trabajo habituarse, y por el contrario desearemos que llegue la hora de salir casi tanto como nuestro querido peludo.

Las ventajas que tiene realizar senderismo con perros, al ser durante más tiempo y en entornos completamente naturales, son, entre otras, conseguir una completa desconexión de la rutina, conocer lugares escondidos sin alejarte demasiado de tu hogar, contemplar la belleza sin prisas que nos ofrece la naturaleza… y esto tiene una enorme repercusión en nuestro cerebro, un efecto de reseteo que consigue que mejoremos nuestro estado emocional, consigamos concentrarnos mejor en los asuntos cuando volvemos a ellos, volvernos más creativos en la solución de problemas…

Al realizar senderismo con nuestra mascota canina rodeados de naturaleza, respirando aire puro con los sutiles aromas de la tierra, la piedra, los árboles y las flores entrando en nuestros cerebros, compartiremos ambos el beneficio de un menor riego sanguíneo a la corteza subgenual, que es ese lugar donde habitan los malos humores y las preocupaciones, haciéndonos de facto mucho más felices.

Beneficios para el animal

Efectivamente, los beneficios para la salud no serán solo para ti, con toda seguridad te gustará saber que el animal también tendrá su propia dosis de beneficios al caminar contigo por senderos de bosque y parques.

Y es que la práctica de esta actividad permitirá que tu perro conecte con su verdadera esencia y ponga en práctica sus instintos; podrá oler, escuchar y ver animales y plantas que no existen en los entornos urbanos, lo que le hará descubrir nuevos estímulos sin la presión de los malos olores que lo distraigan, ni los miedos a los excesos de ruidos que lo ponen en guardia y no lo relajan, ni la exposición a los peligros de los coches, ciclistas y otros viandantes, poniendo en riesgo su integridad física y la de los demás.

Pasear por los senderos eliminará los problemas derivados de la falta de ejercicio, como la obesidad, problemas cardiovasculares, articulares, etc. Así mismo, aumentarán sus niveles de serotonina, un neurotransmisor responsable del estado de ánimo de los seres vivos, por lo que la ansiedad, el estrés y la hiperactividad del animal disminuirán mientras aumentará la capacidad de atención y aprendizaje.

Evidentemente, también se verá beneficiadoasu constitución física, sus músculos, sus cartílagos y sus huesos se fortalecerán, lo que hará que el perro se sienta mejor.