Etología, ansiedad por la separación - Residencia Canina 3 PATAS

¿Qué es la etología canina?

Los verdaderos amantes de los perros no cesan en su actitud para comprender el comportamiento de sus mascotas, una de las herramientas que el conocimiento pone en manos de las personas para profundizar en las buenas relaciones con estos animales es aprender qué es y cómo puede ayudarnos la etología canina.

Esta rama perteneciente a la biología conductual estudia cómo es el comportamiento natural de los perros, con especial atención a las conductas que están dirigidas por el instinto. Así, el etólogo canino es un veterinario titulado con profundos y amplios conocimientos sobre el comportamiento, las necesidades y las formas comunicativas de estos animales.

Si nuestra mascota presenta graves problemas de comportamiento es a este profesional al que debemos acudir, el cual realizará un diagnóstico comportamental para ofrecernos una guía con consejos e instrucciones con las que reconducir su comportamiento y mejorar su calidad de vida.

Si te encuentras con que tu fiel amigo canino presenta problemas de estereotipias (acciones repetitivas sin sentido), de agresividad, miedo, coprofagia (Ingestión de heces, propias o ajenas), estrés, celos, socialización, posesividad y el punto que analizaremos a continuación, la ansiedad por separación, debes solicitar ayuda de los expertos.

Ansiedad por separación

Este comportamiento viene derivado, como cabe suponer, por el enorme apego que algunos perros sienten por sus amos, algo que les viene dado por su naturaleza genética, ya que son animales de manada, por lo que están acostumbrados a la compañía constante de seres de su misma especie, o cuando las circunstancias cambian, como es en la actualidad, por la compañía de las personas.

Efectivamente, cuando por parte del animal existe un apego excesivo hacia la persona que lo cuida, pueden aparecer problemas de ansiedad cuando el animal se queda solo en casa, pues al no tener la concepción de tiempo que tenemos los humanos, ellos no reconocen que esta salida es circunstancial y su dueño volverá. Es entonces cuando el perro sufre lo que se conoce como ansiedad por separación.

El perro tiene miedo, se siente amenazado, en peligro y, por tanto, activa un estado de alerta que puede conducirlo incluso a la destrucción de objetos de su entorno y a llorar desesperadamente. Como no sabe el tiempo que su situación durará, creyendo que es para siempre, el perro entrará en un estado de ansiedad incontrolable muy perjudicial para su salud.

Se estima que este mal lo sufren hasta un 15 % del total de los canes. Si no atajamos este comportamiento, podemos convertir a nuestro fiel amigo en un animal triste, estresado y ansioso. Si determinamos sus posibles causas, podremos actuar en consecuencia y tratar de aliviar este pesar.

 Causas comunes por las que tu perro puede sufrir la ansiedad por separación

Es muy común que tu perro comience a sufrir este mal si pasabas gran parte del día con él y, por el motivo que sea, ya no lo estás haciendo, aunque también puede venir provocado por algún cambio en tu rutina habitual, también por una mudanza, un cambio de hogar. En estos casos tu mascota necesitará un tiempo de adaptación, al igual que tú, y no debes preocuparte.

Aunque también es posible que nuestro perro se sienta frustrado o aburrido porque no le dedicas el tiempo suficiente, ya sea con paseos o con juegos dentro de casa. Un perro, en dependencia de su raza o constitución física, necesita un tiempo para ejercitarse, intenta dárselo para que crezca feliz y no caiga en este tipo de ansiedad.

No es lo habitual, pero si nada de lo anterior ha pasado y de repente, sin tener un exceso de apego, se vuelve ansioso, es posible que haya sufrido un episodio traumático en soledad. Por otro lado, si es un cachorro, la causa más probable sea que haya sufrido un destete antes de tiempo.

Los síntomas para saber que tu perro tiene ansiedad suelen ser episodios continuados en los que se muestra inquieto, angustiado y nervioso, su comportamiento es destructivo, ladra en exceso, orina y defeca en el interior de la vivienda, sus recibimientos son exagerados y en casos extremos vomita.

Cómo evitar la ansiedad por separación

Como regla fundamental, recuerda que si tu perro hace algo que te ha disgustado no debes reñirle cuando lo descubras, recuerda que la concepción de tiempo es distinta para ambos, solo debes hacerlo cuando lo pilles infraganti, de otro modo no entenderá por qué le riñes.

Si nos recibe con una afectación exagerada, no debemos responder en igual medida, hay que mantenerse firmes. Los expertos recomiendan ignorar estas muestras hasta que se tranquilice. Si al despedirnos llora o ladra, debemos actuar igual, irnos sin más demora, sin caricias y cariños que solo hace que su actitud empeore.

Debemos acostumbrarlos desde su más tierna edad a que se queden solos para evitar este trastorno de adultos, saliendo varias veces al día, sin un horario preestablecido y con tiempos largos de ausencia. Debemos sorprender a nuestro perro en este sentido, despistarlo sin una rutina que él predetermine que es para salir. De este modo, un día saldremos sin más, otro nos despediremos de él, otro día haremos sonar las llaves…

Si no sabemos la causa de su ansiedad, no hay que dudar y acudir a un veterinario y consultarle, nadie mejor que ellos para elaborar un plan que consiga que tu perro vuelva a sentirse feliz.