Derechos de igualdad y respeto para nuestros animales - Residencia Canina 3 PATAS

La lucha por los derechos animales avanza lentamente, pero consigue sumar éxitos con la aprobación por unanimidad en el Congreso, el pasado mes de diciembre de 2017, de actualizar el tratamiento a los animales, dejando de ser calificados como cosas y pasando a ser reconocidos jurídicamente como seres vivos dotados de sensibilidad.

Por extraño que parezca, todos los grupos parlamentarios han apoyado unánimemente las modificaciones necesarias en el Código Civil, la Ley Hipotecaria y la Ley de Enjuiciamiento Civil para apoyar esta iniciativa tan básica y lógica.

El avance no se queda ahí, ya que en estos momentos nos encontramos en plena celebración, pues al fin entra en vigor en nuestro país el Convenio Europeo sobre Protección de Animales de Compañía. Una normativa europea sobre el bienestar animal que está vigente desde 1987 y a la que España se unió el año pasado.

                Convenio sobre la protección de los animales

Ya era hora de que tanto cortar el rabo, las orejas, seccionar las cuerdas vocales, extirpar uñas y dientes por fines estéticos, o más allá de los fines meramente curativos, así como regalar mascotas como premio o gratificación se prohibiera en España.

Desde el 1 de febrero entra en vigor el nada nuevo Convenio Europeo sobre Protección de Animales de Compañía, una normativa para el bienestar animal vigente en Europa desde 1987 y a la que nuestro país ha tardado 30 años en unirse.

Se establece, según este convenio, en todo el territorio de nuestro estado la prohibición de cualquier intervención quirúrgica que modifique la apariencia u otros fines no relacionados con la salud, las cuales solo se autorizarán bajo el consentimiento explícito de un profesional veterinario que las considere beneficiosas por razones de salud, por el beneficio del propio animal determinado o para realiza su esterilización.

El Convenio Europeo también asegura que cualquier intervención en la que el animal pueda sentir dolor tenga que realizarse con medicación anestésica y que esta sea suministrada por un profesional veterinario y, las que no requieran de anestesia, deberán ser obligatoriamente por una persona competente con arreglo a la legislación nacional.

En relación a los sacrificios, se exige que cualquier animal de compañía sea sacrificado por un veterinario o persona cualificada, en casos de urgencia se podrá realizar la excepción si no se puede obtener rápidamente la asistencia de un veterinario.

En estos casos, es obligatorio que la muerte del animal se produzca con el menor sufrimiento físico y psíquico posible, con la aplicación de una anestesia general profunda seguida de un procedimiento que cause la muerte de manera cierta y rápida.

Quedan expresamente prohibidas las muertes con prácticas como el ahogamiento, el ahorcamiento u otros métodos de asfixia, así como el uso de venenos o drogas y la electrocución, siempre que no vaya precedida de una pérdida inmediata de conocimiento.

El Convenio Europeo establece igualmente los límites en la posesión de mascotas y las formas que se utilicen para la reducción de animales vagabundos o abandonados.

España, al aceptar las condiciones de este convenio, se compromete implícitamente a fomentar la información necesaria para promover la correcta tenencia, cría, adiestramiento, comercio y custodia de animales de compañía, así como la concienciación y el conocimiento del propio convenio.

Igualmente deberá poner especial dedicación al adiestramiento y que este se realice a cargo de personal dotado de conocimiento específico y reglado. Además, deberá implantar medidas efectivas que lleven a eliminar la cultura del regalo de animales de compañía a menores de 16 años sin consentimiento expreso de sus padres y el regalo de animales de compañía como premio, recompensa o gratificación.

Como hemos podido comprobar en este artículo, la nueva normativa de protección de los animales no se limita al corte de orejas, cuerdas vocales y rabo por fines estéticos, sino que incluye toda una batería de nuevas normas para que los animales estén más protegidos y vivan en una sociedad más sana.

Y es que el convenio también regula distintos aspectos en este sentido, aspectos tan básicos e importantes para la calidad de vida de los animales como puede ser su mantenimiento, su custodia, el bienestar, los asuntos relacionados con su comercio y cría con fines económicos o su uso con relación a su exposición, ya sea en medios digitales como tradicionales como en espacios físicos para publicidad, espectáculos, muestras o concursos, entre otras muchas cuestiones.

Resumen del texto aprobado en España

-Toda persona que tenga un animal es responsable de su salud y bienestar, por lo que estipula que la cría, custodia y comercio de animales la deben realizar personas con los conocimientos adecuados.

– Quedan prohibidas las intervenciones quirúrgicas cuyo objetivo sea modificar la apariencia de los animales o conseguir otros objetivos no curativos.

– Se prohíbe mutilar las orejas o la cola de los perros por estética. También seccionar las cuerdas vocales y extirpar las garras a los gatos.

– Fomentar el desarrollo de campañas de información y educación.