Acupuntura en perros y gatos - Residencia Canina 3 PATAS

En busca de una alternativa para la salud y el bienestar de las mascotas. La acupuntura en perros y gatos

El amor que las personas sentimos por nuestras mascotas nos lleva a la búsqueda incesante de nuevos métodos, estrategias, elementos, técnicas que consigan aumentar su calidad de vida, mejorando en salud y en bienestar.

La última tendencia, en este sentido, viene de la mano de la técnica milenaria (más de 4.000 años) que es la acupuntura. Una técnica de la que ha quedado más que demostrada su utilidad y eficacia con los seres humanos y que, ahora, expertos veterinarios la han adaptado para aplicarla con éxito a perros y gatos.

Un tratamiento casi imperceptible, por lo que es muy bien recibido por nuestras mascotas, y apenas doloroso por el pequeño tamaño de las agujas utilizadas.

Como sabemos, la acupuntura es una técnica terapéutica de origen chino, que se desarrolló mucho antes del nacimiento de la medicina occidental y consiste en la simple inserción de unas agujas muy finas (0.02 mm) en determinados puntos del cuerpo.

Al tratarse de una técnica completamente indolora, si acaso la sensación es de un leve aumento de la temperatura, un hormigueo o un mínimo entumecimiento en el momento de insertar la aguja, y es muy bien recibida por los animales. En ocasiones se puede sentir un ligero pinchazo en puntos más sensibles que los veterinarios que realizan acupuntura saben cómo evitar. En cualquier caso, más del 95 % de los animales toleran bien la acupuntura.

Es posible que la inserción de las agujas de acupuntura en los más de cien puntos específicos que se conocen y que conectan conjuntos de nervios liberen endorfinas, las llamadas hormonas de la felicidad, que alivian el dolor y ofrecen una agradable sensación de bienestar, estimulando a su vez los sistemas nervioso, inmunitario y endocrino en aquellos cuerpos donde se actúan.

Eficacia de la acupuntura en perros y gatos

Según amplios y profundos estudios de la academia estadounidense de acupuntura veterinaria queda suficientemente demostrada la eficacia que tiene esta técnica contra enfermedades concretas en animales, como la displasia de cadera, contra enfermedades degenerativas en las articulaciones, la mielopatía degenerativa, la epilepsia, el asma, las infecciones de orina, inflamaciones y, en general, contra todos los males que pueden repercutir sobre las vidas de las mascotas de avanzada edad, algo cada vez más habitual, pues gracias a los cuidados humanos estos animales consiguen edades cada vez más longevas.

Aún así, debemos resaltar que la acupuntura no garantiza, en ningún caso, los resultados, pero sí que constituye una alternativa fiable según la experiencia acumulada para ser eficaz hasta en una cuarta parte de los casos tratados. Resulta así mismo una opción para combinar con la medicina tradicional occidental e incluso con otros tratamientos alternativos, como la homeopatía o la fitoterapia, sumando esfuerzos y consiguiendo mejores resultados.

En general y con el buen hacer de los profesionales de la veterinaria y la acupuntura se consiguen tratar a la mayoría de nuestras mascotas, más a los perros que a los gatos, sin que ninguna sufra de estrés al someterse a estos tratamientos, algo a tener en cuenta, ya que como norma estas terapias suelen realizarse en varias sesiones.

El proceso de acupuntura en perros y gatos

Hemos repetido que las sesiones de acupuntura no son nada dolorosas, de hecho, el efecto que producen llega a ser el contrario, tanto el perro como el gato se relajan. Es posible que en algún caso se sobresalten en el momento de la introducción de las agujas, pero en ningún caso la sensación será incómoda ni dolorosa.

Como norma general, los tratamientos de acupuntura en animales no exceden de la hora de duración, aunque esto viene determinado por la edad del animal o el problema a tratar, pero para hacernos una idea estimada diremos que un perro de mediana edad afectado con un problema de artrosis, si esta no es aguda, responderá al tratamiento de forma bastante rápida. Con solo 2 o 3 sesiones seguro que comenzaremos a ver notables mejoras.

Ahora bien, si el perro o el gato tienen una edad avanzada, para el mismo problema es posible que se necesiten al menos 3 o 4 sesiones más para que tenga los mismos resultados positivos.

Como decimos, es una técnica que tiene su principal activo sobre los animales de más edad, cuando los medicamentos son demasiado agresivos y su estómago no debe recibir químicos en exceso.